Posteado por: sandragonzalez | septiembre 17, 2009

ATAPUERCA

Hace 400. 000 años un grupo de homínidos se despierta antes de que la luz del día cubra el valle del Arlanzón. La mañana es fresca en la ladera sur de la Sierra de Atapuerca. Un arroyo cercano les proporciona agua para beber. Deben darse prisa. Es una hora apta para cazar algún herbívoro todavía adormilado: cápridos, cérvidos, équidos y bóvidos constituyen su principal dieta cárnica. El grupo se fragmenta: varios irán en busca de carne, otros irán a los árboles frutales y al campo con tubérculos.

Los utensilios de piedra con los que cazar-recolectar están casi preparados, sólo hay que adecuarlos con unos golpes a las tareas concretas a realizar. La caza se realiza entre varios miembros del grupo, y se dirige sobre todo a individuos jóvenes. Posiblemente no tengan éxito, y tendrán que conformarse con algún conejo, erizos o puercoespines, o pasar el día a base de frutos. Todo el grupo sabe qué hacer en cada momento, por lo tanto la dispersión de cada uno de los homínidos es siempre relativa. La aglutinación para compartir el alimento, fabricar herramientas, educar a los jóvenes y defenderse son la base de su organización. No hay acumulación de excedentes: se come lo que se tiene y se abandona lo que pesa o se pudre. No hay división sexual, sólo las limitaciones físicas por edad, capacidad o enfermedad marcan los distintos papeles dentro del grupo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: